La disrupción digital parece ralentizarse. Como LOLIMSA, ajustamos algunos de nuestros pronósticos para los próximos 5 años

Primero, desde el 2017 dijimos que el 30% de las consultas ambulatorias deberían darse por medio virtual. A futuro, consideramos alrededor del 70%, y el examen físico, requisito de presencialidad, será reemplazado por más tecnología. El estetoscopio está viviendo sus últimos años.

Segundo, los médicos especialistas no hablarán directamente con el paciente. Lo harán con el médico tratante (internista o general), quien se encargará del paciente (holística, 360°). Hoy el radiólogo o patólogo, no hablan con el paciente directamente, siendo médicos; solo envían informes. Será lo mismo con los especialistas. La información médica se duplica cada 6 meses.

Tercero, los médicos que no usen IoT o inteligencia artificial, nos recordarán a los mecánicos que se echaban debajo de los carros para revisar una posible falla. O cuando decían, prende, apaga, prende, para encontrar una falla por oído. Cualquier vehículo, hoy solo es conectado a una PC, para determinar cualquier tipo de falla, reportada por los centenares de sensores que tienen.

La ingeniería está transformando la medicina, como algún día, la psicología transformó el entendimiento de la economía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *